In English

¿La reforma tributaria matará gente?
2/1/2018
John C. Goodman, Linda Gorman

Usted sabe que se encuentra en un momento absurdo cuando las acusaciones contra una reforma fiscal sensata se vuelven cada vez más escandalosas. La más absurda y escandalosa se basa en este razonamiento causal: Las medidas fiscales republicanas derogan el mandato del Obamacare, que exige que la gente adquiera un seguro médico; sin el mandato, menos gente estará asegurada; y sin seguro, más gente morirá.

Lawrence Summers y Jonathan Gruber hacen esta afirmación en un editorial del Washington Post. Summers fue Secretario del Tesoro con Bill Clinton. Recientemente ha sido criticado por otros economistas por ignorar sus propios escritos del pasado al atacar la reforma tributaria. Gruber es el economista más conocido por diseñar el Obamacare.

Se basan en un estudio de Sommers, Long y Baicker. Examinó los cambios en la mortalidad en 19 condados de Massachusetts y 513 condados estadísticamente similares de otros estados cuatro años antes y después de que Massachusetts impusiera un mandato de seguro de salud individual en 2006. Ese estudio concluyó que el aumento en la cobertura de salud de Massachusetts redujo la mortalidad en 8,2 muertes por cada 100.000 personas entre las edades de 20 a 64 años. Sommers et al. interpretan el resultado para significar que la expansión del seguro de salud a nivel nacional evitaría una muerte al año por cada 830 nuevos asegurados.

Supongamos que Summers y Gruber tienen razón. En 2016, Gruber y sus coautores afirmaron que aproximadamente 20 millones de estadounidenses han obtenido seguro médico bajo el Obamacare. Si es cierto, y si la gente en el resto del país es como la gente de Massachusetts, las muertes de personas entre 20 y 64 años deberían haber disminuido en aproximadamente 24.000 al año. De hecho, las tasas brutas de mortalidad en los EE.UU. para las personas en este grupo aumentaron de 341,2 por cada 100.000 en 2011 a 352,6 en 2015. Hasta se elevó en Massachusetts!

Estos hechos no prueban que Summers y Gruber estén equivocados. Pero deberían hacer que todos sean muy escépticos sobre el uso de los resultados de Sommers para defender el Obamacare.

Las personas de 20 a 64 años son un grupo relativamente saludable. Un número desproporcionado de muertes en ese grupo de edad son el resultado de accidentes, suicidios y homicidios. En 2006, las muertes brutas en Estados Unidos en este grupo etario por accidentes, suicidios y homicidios fueron de 40,9, 14,7 y 8,0 cada 100.000 respectivamente o alrededor del 11,9, 4,3 y 2,3 por ciento del total de muertes respectivamente.

Entre 2006 y 2010, la tasa de mortalidad por accidentes ajustada por edad se redujo en un 17 por ciento en Massachusetts para las personas de 20 a 64 años. Las muertes por accidentes incluyen muertes por accidentes automovilísticos, ahogamientos accidentales, incendios, envenenamientos y caídas. A las víctimas que requieren tratamiento de emergencia en los Estados Unidos no se les puede negar por ley la atención médica porque no tengan una tarjeta de seguro. Una tasa de accidentes más baja por sí sola nos llevaría a esperar una tasa de mortalidad más baja en Massachusetts en relación con el resto del país, independientemente de quién tenga seguro médico.

Como hemos señalado antes, los que están a favor de la cobertura administrada por el gobierno para todos tienen un historial de distorsionar a los indefensos resultados de la investigación para afirmar una relación entre el seguro de salud y la muerte prematura. El abuso se remonta a más de un cuarto de siglo.

Un trabajo más cuidadoso de la ex directora de la Oficina del Presupuesto del Congreso, June O Neill, el ex director de la Agencia para la Investigación y la Calidad del Cuidado de la Salud, Richard Kronick, y el profesor de Berkeley David Card, concluye que cualquier efecto de mortalidad de la cobertura es pequeño. La cobertura privada ha pagado históricamente por tratamientos de mayor intensidad, y los resultados en la última década sugieren que un tratamiento de mayor intensidad está asociado con pequeñas disminuciones en la mortalidad.

El Experimento del Medicaid de Oregón involucró un trabajo aún más cuidadoso que siguió al tratamiento detallado de personas que eran elegibles para la inscripción en el Medicaid. Utilizando una selección aleatoria, el procedimiento aseguró a la mitad de los solicitantes y la otra mitad permaneció no asegurada. El estudio encontró que la obtención de la cobertura del Medicaid no tuvo ningún efecto discernible sobre la salud física de los inscritos.

He aquí la conclusión: décadas de intentos de determinar si la cobertura de salud reduce la mortalidad en los Estados Unidos han mostrado efectos pequeños en el mejor de los casos. La razón probable de esto es que la mayoría de las personas en los EE.UU. recibían atención médica, ya sea que pudiesen pagarla o no antes del Obamacare.

En público, los críticos de la reforma tributaria a menudo ignoran el trabajo que no apoya su agenda. Han preferido aferrarse a investigaciones altamente imperfectas en un intento desesperado por hacer descarrilar las reformas fiscales que hagan que las tasas impositivas sobre las empresas estadounidenses sean competitivas frente al resto del mundo. También se aferran a investigaciones para hacer descarrilar las reformas del seguro de salud que pondrían fin a la regulación federal de la cobertura de salud. Continúan perjudicando a las personas al más que duplicar las primas y reducir la calidad de la cobertura a algo que se aproxima al Medicaid plus.

Traducido por Gabriel Gasave




  • MyGovCost.org
  • FDAReview.org
  • OnPower.org
  • elindependent.org