In English

¿Qué podemos aprender de la Carta Magna?
18/6/2015
Abigail R. Hall

Este mes marca el 800 aniversario de la firma de la Carta Magna en Inglaterra. La Carta Magna, o Gran Carta, fue importante por varias razones. En primer lugar, era un tratado destinado a establecer la paz entre el muy impopular rey Juan y varias facciones de barones rebeldes. (No funcionó).

Pero la Carta Magna significa algo mucho más importante en la historia de Occidente. Hasta la Carta Magna, el rey se encontraba absolutamente por encima de la ley, era capaz de crear y hacer cumplir las leyes y decretos sin tener consideración alguna por las costumbres, las normas sociales o los decretos existentes. Los ciudadanos enfrentaban la posibilidad real de tener una ley que regulaba una actividad un día y una ley diferente la jornada siguiente. La firma de la Carta fue un intento legítimo de establecer una Estado de Derecho predecible y consistente—al menos para los hombres libres del reino.

No mucho tiempo después de su adopción por el rey Juan, el Papa la anuló a pedido del monarca. Aunque el tratado no entró en vigor inicialmente, sería utilizado más tarde para engendrar una importante reforma política. Las distintas cláusulas de la Carta Magna inspirarían leyes que actualmente damos por sentadas, como la libertad religiosa, la protección contra la detención ilegal y el derecho a un juicio por jurado. Esto no implica decir que los redactores de la Carta eran acérrimos partidarios de la libertad. Por el contrario, los barones rebeldes eran aristócratas interesados en su beneficio personal y no en la libertad de todas las personas.

La Carta Magna es uno de los primeros tratados de renombre para hacer frente a la “paradoja del poder del gobierno”, la idea de que para que el gobierno lleve a cabo determinadas funciones, los ciudadanos deben simultáneamente empoderar al gobierno y limitar su capacidad para violar los derechos individuales.

Los Padres Fundadores entendieron bien esta paradoja e intentaron resolverla al igual que los autores de la Carta Magna. Reconociendo que aquellos que ocupan el poder tienden a tratar de expandir su alcance, ambos documentos establecieron controles y equilibrios que, en principio, impedirían que una parte del gobierno se torne demasiado poderosa. Esto es particularmente importante de considerar en el contexto moderno. En los últimos años, hemos visto una significativa erosión de las restricciones impuestas a los líderes gubernamentales. De hecho, los estadounidenses han defendido activamente el aumento de poder del gobierno, a menudo en nombre de la “defensa” o la “seguridad pública”.

Considérese, por ejemplo, la gran cantidad de órdenes ejecutivas emitidas en nombre de la lucha contra el terrorismo, la pobreza y la inmigración. Muchos de estos mandatos han contado con un significativo apoyo público aunque groseramente expanden el poder del presidente. De hecho, estas proclamas permiten al presidente ampliar su autoridad en unas 160 áreas, incluyendo la congelación de los activos de individuos, la confiscación de la propiedad privada y la limitación del comercio. En los casos más extremos, le permiten al presidente suspender el habeas corpus, lo que implica que el Ejecutivo puede arrestar, detener y encarcelar a ciudadanos estadounidenses y otros sin revisión judicial.

A lo largo de la guerra contra el terror, nuestras libertades han sido erosionadas a un ritmo alarmante. Además de los poderes ampliados del presidente, los agentes de la Administración de Seguridad en el Transporte lo cachean a usted y sus pertenencias cada vez que realiza un vuelo. La Agencia de Seguridad Nacional puede llevar un registro de cada correo electrónico que usted envíe. La recolección de nuestros datos telefónicos acaba de ser meramente reducida. Su departamento de policía local puede realizar un seguimiento de sus llamadas telefónicas en el marco de la búsqueda de los registros de una “persona de interés”. Todas estas cosas ocurren con una supervisión mínima o inexistente.

Aquellos que impusieron la Carta Magna sobre el rey Juan estaban dispuestos a luchar por lo que creían era tan importante, y a pesar de su anulación, cartas revisadas fueron posteriormente emitidas por los sucesores de Juan. Nosotros también deberíamos ser fervientes defensores de nuestras libertades. Mientras que librar una guerra civil no es necesario, es importante recordar que el mantenimiento de los pesos y contrapesos implementados sobre nuestro gobierno es esencial si deseamos preservar las libertades que tanto apreciamos.

Al recordar la Carta Magna, no sólo deberíamos reflexionar sobre las libertades que disfrutamos; deberíamos recordar que estas libertades se encuentran preservadas y protegidas no por los funcionarios gubernamentales que buscan expandir su poder, sino por cada uno de nosotros como ciudadanos libres.

Traducido por Gabriel Gasave




  • MyGovCost.org
  • FDAReview.org
  • OnPower.org
  • elindependent.org