In English

El socialismo mata
8/11/2012
John C. Goodman

En una reciente alerta de salud evalué la afirmación de Paul Krugman de que el ObamaCare va a salvar “decenas de miles de vidas” y la derogación del ObamaCare dará lugar al deceso de “decenas de miles” de personas sin seguro médico.

La conclusión de Krugman: Mitt Romney quiere dejar que la gente perezca. La profesión económica sobre este mismo tema opina: Las aseveraciones de Krugman son sandeces.

Pero hay algo que hace que la gente muera: el socialismo. Más precisamente, la supresión de los mercados libres (los tipos de intervenciones por las que Krugman habitualmente se disculpa) reduce la esperanza de vida y lo hace de manera sustancial.

Economistas asociados con el Fraser Institute y el Cato Institute han descubierto una manera de medir la “libertad económica”, y han investigado cuál es la diferencia que provoca en 141 países alrrededor del mundo. Este trabajo se ha realizado durante varias décadas y actualmente la evidencia es contundente. Las economías que se basan en la propiedad privada, los mercados libres y el libre comercio, y evitan los impuestos elevados, la regulación y la inflación, crecen más rápidamente que aquellas con menor libertad económica. El mayor crecimiento conduce a mayores ingresos. Entre las naciones del quinto superior del índice de libertad económica en el año 2011, el ingreso promedio fue 7 veces mayor que en aquellos países del 20 por ciento inferior (producto interno bruto per cápita de 31.501 dólares contra 4.545 dólares).

¿Qué diferencia hace esto para la salud? Virtualmente, todos los estudios sobre el tema concluyen que más rico es más saludable. Las personas con ingresos más altos viven más tiempo. Los economistas del Fraser/Cato llegan a la misma conclusión. Comparando el quinto inferior con el quinto superior, más libertad económica añade cerca de 20 años a la esperanza de vida y reduce la mortalidad infantil a poco más de una décima parte de su nivel en los países menos libres.

¿Qué pasa con los efectos de la libertad económica sobre los ciudadanos más pobres? En el informe de 2011, el ingreso promedio del decil más pobre de la población en los países menos libres fue de alrededor de 1.061 dólares. Por el contrario, el decil más pobre de la población de los países más pobres ganó cerca de 8.735 dólares. Si eres pobre, vale la pena vivir allí donde el capitalismo esté menos restringido.

¿Qué pasa con la igualdad de ingresos? Pues resulta que casi no hay relación global alguna entre la distribución del ingreso y el grado de libertad económica. Pero en cierto modo, esa es una buena noticia. Esto significa que los ricos no se vuelven más ricos y los pobres más pobres bajo el capitalismo. Todo el mundo mejora.

¿Qué ocurre dentro de los Estados Unidos? Hace algunos años el Consejo de Asesores Económicos (CEA es su sigla en inglés) calculó una “tasa esperada de pobreza” basada solo en el crecimiento económico. En otras palabras, el crecimiento económico por sí solo saca a la gente de la pobreza, incluso si nada más está sucediendo. Los resultados del CEA sugieren que si nunca hubiera existido un Estado de Bienestar (ninguna Asistencia a Familias con Hijos Dependientes, nada de cupones de alimentos, ningún Medicaid, etc.), ¡la tasa de pobreza sería menor ahora de lo que realmente es! Esto se suma a una gran cantidad de evidencia de que el Estado de Bienestar se encuentra subsidiando la pobreza, no eliminándola.

No me agrada meterme en la política partidista, ya que, como Milton Friedman, creo en las ideas y no en los políticos. Sin embargo, la página editorial de The New York Times se está tornando cada vez más partidista. Los editoriales sin firma en estos días son casi indistinguibles de los puntos de discusión de la campaña de Obama. Lejos de ser reflexivos, son vehículos para la propaganda de la Casa Blanca. Muchos de los editoriales de Paul Krugman se expresan más o menos de la misma manera.

Así que consideremos a los dos partidos políticos. Piénsese en los demócratas como los principales responsables de la estructura del Estado de Bienestar (programas de seguro social) y en los republicanos como los principales responsables de la política fiscal (incluyendo el Crédito Fiscal por el Ingreso del Trabajo [EITC en inglés]—la encarnación del impuesto negativo sobre la renta de Milton Friedman). ¿Cuáles de estas políticas han sido mejor para los pobres? Si usted adhiere al análisis del CEA y la obra de Charles Murray, George Gilder y una serie de otros académicos, el Estado de Bienestar ha llevado a más pobreza, no menos. Por otra parte, casi todos los cambios impositivos republicanos han vuelto más progresivo al código tributario. Es decir, casi cada vez que los republicanos modifican la ley tributaria, ¡la carga del impuesto federal sobre la renta se desplaza de las personas de bajos ingresos a las personas de altos ingresos! Es por eso que casi la mitad de la población no paga ningún impuesto sobre la renta en absoluto.

Aunque para ser justos, los republicanos han sido tan culpables como los demócratas en la creación de las altas tasas impositivas marginales implícitas. Cuando personas de bajos ingresos calculan la cantidad de dinero en efectivo extra que logran conservar de un dólar extra ganado, ¡su retorno es menor que incluso el de los muy ricos!

[Como acotación al margen, los demócratas han sido muy reacios a dar dinero a los pobres a través de programas de seguro social de medios comprobados. Ya sea que se trate de alimentos, vivienda, educación o atención médica, casi todo el dinero va a un grupo de potenciales electores que definitivamente no es pobre. Es por eso que resulta difícil saber cuánto se beneficia alguien con estos programas. Por otro lado, cuando el EITC diseñado por los republicanos entrega un 1 dólar a una familia pobre, la familia recibe un beneficio por valor de 1 dólar. Por supuesto, el EITC puede no obstante causar otros perjuicios a través de su alta tasa impositiva marginal].

No estoy respaldando todo lo que los republicanos han hecho. Más bien, simplemente señalo que bajo las políticas republicanas es probable que tengamos menos pobreza.

En definitiva, el Estado del Bienestar probablemente no es la razón principal por la cual los pobres son pobres. Los principales obstáculos para el éxito son (1) las malas escuelas y (2) las barreras a buenos empleos en el mercado laboral.

¿Cuál es el mayor desafío para mejorar a las malas escuelas? Los sindicatos de docentes. Están dedicados a la idea de que el sistema escolar es ante todo un programa de empleo y sólo de manera secundaria un lugar para que los niños aprendan. Los sindicatos de maestros se han opuesto firmemente a casi todas las ideas de reforma que tengan alguna promesa en cada ciudad y pueblo por todo el país. En cuanto a las barreras de entrada al mercado de trabajo, ¿quién es el principal patrocinador de las leyes de salario mínimo, las restricciones de la Ley Davis Bacon, leyes de concesión de licencias ocupacionales de tipo medieval y los monopolios sindicales en todas partes? Usted lo adivinó: los propios sindicatos.

Pero, ¿quiénes constituyen la columna vertebral del Partido Demócrata? Las mismas organizaciones que son las principales responsables de mantener a los pobres en la pobreza y del cierre de sus oportunidades de éxito en la vida. Además, su perversa influencia política afecta desproporcionadamente a las minorías. Esa es una de las razones por la cual la tasa de desempleo entre los adolescentes negros es casi del 40%—¡el doble de la de los adolescentes blancos! Es uno de los motivos de la enorme brecha en los logros estudiantiles: las calificaciones de los exámenes de los estudiantes negros son entre un 70% y 80% de las puntuaciones de los estudiantes blancos.

Traducido por Gabriel Gasave




  • MyGovCost.org
  • FDAReview.org
  • OnPower.org
  • elindependent.org