In English

Limonada y libertad
18/8/2011
Art Carden

¿Qué hace cuando la vida le proporciona limones? Si usted está a punto de decir “hago limonada”, asegúrese primero de contar con un permiso o podría recibir una visita inesperada de un funcionario del gobierno. Este sábado es el “Día para la Libertad de la Limonada”, que es una protesta contra–agárrese fuerte–los cierres gubernamentales de los puestos infantiles de limonada.

Usted probablemente ha visto las historias acerca de los gobiernos clausurando los puestos infantiles de limonada. Si no lo ha hecho, aquí están los resultados solo de Forbes.com. Ciertamente no soy la primera persona en escribir sobre esto: E.D. Kain, por ejemplo, se ha expresado firmemente sobre los puestos de limonada en un par de ocasiones 1, 2) y dirige a los lectores hacia un caso similar en Salem, Oregón donde funcionarios han perseguido a una mujer que se encontraba realizando ventas en su jardín para solventar un tratamiento de cáncer de huesos.

Al leer sobre casos como este, estoy seguro de que mucha gente se está preguntando si el mundo se está volviendo loco o señalando, como lo hacen Iain Murray y Ryan Young, que el mensaje que la campaña de represión contra la limonada está enviando a los jóvenes es que nuestra primera y más importante tarea es obedecer las reglamentaciones. Si bien no es que los gobiernos están llevando a cabo guerras articuladas contra los puestos de limonada, como una cuestión de principios vale la pena pensar sobre esto.

La intervención convierte a todos en un intervencionista. La limonada de la pequeña Lucy compite con empresas que han sorteado un montón de obstáculos regulatorios. Eximirla de estas exigencias coloca a las empresas formales, registradas y reguladas en una desventaja competitiva. Los titulares de los negocios regulados desarrollan el síndrome de Estocolmo y comienzan a defender a los reguladores que están dificultándoles la vida, o al menos exigen que los reguladores vayan tras los potenciales competidores (aquí podrán ver una perspicaz caricatura que me ha inspirado, y la caricatura original que la inspiró).

Una de las ideas centrales en economía es que las personas responden a incentivos. Cuando usted regula una actividad, la gente encontrará maneras de innovar alrededor de las regulaciones. Naturalmente, el gobierno tiene que responder con la regulación de la nueva actividad. Y entonces la gente innovará también alrededor de ella. Y así prosigue el juego del gato y el ratón de los reguladores y los innovadores.

Uno podría preguntarse si el hecho de empezar a descender por esta pegajosa y agridulce pendiente hacia un mercado de la limonada no regulado significará permitir que cualquier persona abra un puesto de limonada, un camión de alimentos, u otros negocios informales desregulados, que competirán con los titulares de negocios tradicionales. No veo por qué no debería hacerlo. No estoy seguro de que esto sea algo malo, y en lugar de gravar a los innovadores y emprendedores con las reglamentaciones existentes podría ser una buena idea deshacernos de las regulaciones que dificultan que los ya establecidos compitan con los advenedizos.

Traducido por Gabriel Gasave


Art Carden es Asociado Adjunto en el Independent Institute en Oakland, California, y profesor asistente en el Departamento de Economía y Negocios del Samford University.




  • MyGovCost.org
  • FDAReview.org
  • OnPower.org
  • elindependent.org